Biodiversidad Aplicada

El capital natural Ecuatoriano es la colección de recursos naturales del territorio Ecuatoriano sobre el cual el capital humano desarrolla capital financiero. En otras palabras, la sociedad Ecuatoriana aprovecha los recursos naturales del territorio Ecuatoriano para desarrollar una economía nacional que se integra a la economía global. Así, los recursos naturales del Ecuador se incorporan a la economía mundial.

Si bien la velocidad a la cual los recursos naturales Ecuatorianos se introducen a la economía global se ha incrementado considerablemente, la complejidad de esta transferencia se ha mantenido virtualmente constante desde la Colonia: exportamos materias primas o productos agrícolas mínimamente procesados que requieren un mínimo de inversión en términos de tecnología o educación. Un prospecto mucho más interesante existe hoy: avances en bioinformática, genética y bioingeniería han enfocado la atención de importates actores económicos en el potencial para introducir procesos biológicos en la producción industrial e inclusive el diseño urbano. Industrias y gobiernos reconocen que las soluciones que buscamos para enfrentar problemas asociados con el cambio climático, la escasez de agua y recursos no-renovables, y el incremento poblacional pueden modelarse sobre la base de procesos biológicos y ecológicos que ocurren en la naturaleza. El capital natural Ecuatoriano, considerado uno de los más vastos y completos, adquiere entonces una importancia clara en este contexto: Una exploración racional del capital natural Ecuatoriano, incluyendo la diversidad molecular y genética de su territorio, constituíría el primer paso para aplicar a cabalidad la inigualable diversidad biológica y ecológica del Ecuador en el desarrollo de soluciones tecnológicas para la industria y la sociedad en general.

Recordemos que tal exploración ya ha comenzado y recordemos además que la mayoría de nuestras medicinas se modela a partir de análogos provenientes de plantas y microbios, por lo que esta propuesta no carece de antecedentes. Sin embargo, tan solo en los últimos 10 años se ha desarrollado  la tecnología requerida para traducir la biodiversidad natural en tecnología. El Ecuador, que alberga una biodiversidad única, se encuentra entonces estratégicamente ubicado para posicionarse como un referente mundial en conservación si decide transformar activamente su capital natural en capital tecnológico a través de la investigación aplicada. El desarrollo de soluciones biotecnológicas requiere la conservación del patrimonio natural, y el valor agregado del producto final contribuye con la economía, lo que implicaría además una reevaluación del valor monetario que conjuntamente ascribimos a la biodiversidad y a otros servicios ecosistémicos, erróneamente considerados universales e infinitos.

Evaluemos, para terminar, las conclusiones de un reciente estudio: mientras más especies de plantas están disponibles en una locación determinada, mayor es la cantidad de usos que  los habitantes de esa locación dan a tal diversidad. Extrapolando con cautela esta información podemos sugerir que una exploración racional del capital natural Ecuatoriano, considerado uno de los más vastos y completos, nos proveería de un catálogo de posibilidades sobre las cuales desarrollar tecnología concreta para solucionar problemas contemporáneos (de biodiversidad a biocombustibles, por ejemplo). Colombia, en este contexo, se perfila como un excelente colaborador.

Anuncios

comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s