Biodiversidad, biotecnología, bioeconomía

Podemos modelar nuestra industria aprovechando más de 3 mil millones de años de experiencia?

Ecuador posee un patrimonio natural único y la infraestructura adecuada para desarrollar investigación aplicada. Frente al cambio climático y los retos que la sostenibilidad impone, se requiere una revaloración del capital natural y un método para aprovechar la enorme diversidad biológica y ecosistémica del Ecuador. La revaloración del patrimonio biológico Ecuatoriano y de los servicios ecosistémicos que éste facilita, local y globalmente, invita a su vez, a reflexionar acerca el aparente dislocamiento entre un sistema económico linear -que empieza con la extracción de cada vez más escazos recursos naturales, y que termina a largo plazo en un relleno sanitario – y los ecosistemas naturales que lo sostienen: la energía y los materiales en hábitats naturales, circulan indefinidamente con un máximo de eficiencia.

El monopolio de la información constituye un obstáculo significativo para la transferencia de tecnología desde países desarrollados hacia países en vías de desarrollo. El desarrollo de tecnología requiere investigación, y la investigación, de financiamiento. El monopolio de la información buscaba asegurar tal financiamiento, en parte a través de la venta del conocimiento generado. La revolución informática, sin embargo, cambia las reglas del juego; la filosofía de “código abierto” (open source, en inglés) promete interesantes resultados. En este contexto, proteger la propiedad intelectual y el capital natural, e incentivar la innovación a través de la colaboración abierta son objetivos aparentemente antagónicos, pero esenciales. El progreso, sin embargo, no se detiene: se reconoce el rol de la bioindustria en la bioeconomía y se intenta replicar el asombroso desarrollo tecnológico que resultó en la actual industria de la computación. Recordemos que los aficionados a la ingeniería genética pueden interactuar hoy con sus creaciones en la misma forma en la que aficionados a la ingeniería electrónica en los años 70s y 80s interactuaban con las suyas. En sus garages, los aficionados a la ingeniería electrónica desarrollaron el computador personal. Hoy, los aficionados a la ingeniería genética, en sus garages, desarrollan sistemas biológicos relativamente sencillos. Extensas bases de datos, tecnologías accesibles y una red internacional de colaboradores democratizan el desarrollo científico y tecnológico en el área de la biotecnología.

A ésta atmósfera de colaboración abierta y desarrollo sostenible se opone el agresivísimo tono de importantes actores en áreas cómo la medicina y la agricultura, mientras uno de los reservorios más importantes de biodiversidad se pierde aceleradamente.

El Ecuador megadiverso tiene el capital natural y se encuentra en el lugar y momento adecuados para desarrollar las herramientas que permitirán a futuras generaciones integrar la industria y la naturaleza para finalmente reconciliar la brecha aparentemente insalvable entre desarrollo y conservación ambiental.

Anuncios

comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s