Ecuador: deforestación, agua, biodiversidad y desarrollo sostenible

El cable #08QUITO369 reporta un 28% de reducción en la cobertura de glaciares Ecuatorianos entre 1996 y 2008 como resultado del calentamiento global asociado con la generación de gases con efecto invernadero. En el Cotopaxi, una de las principales fuentes de agua de Quito, se registró por ejemplo una reducción del 30% en la cobertura del glaciar entre 1976 y 1997. A su vez, Empresa Eléctrica Quito confirmó entonces que la cantidad de agua en la planta hidroeléctrica de Guangopolo, alimentada por vertientes del Cotopaxi, se redujo en un 50% entre 1978 y 2008. Con estos antecedentes, se espera, entre 2050 y 2100, una reducción en la cobertura de glaciares de al menos 55% en la región andina, y un aumento en la temperatura de entre 2 y 8° C en la región amazónica.

En Ecuador, la deforestación asociada con plantaciones de palma constituye el principal contribuyente al cambio climático. La deforestación a gran escala continúa, particularmente en la región Amazónica, mientras la administración central planea ambiciosos proyectos hidroeléctricos cuyo futuro es incierto debido a la relación establecida entre deforestación y precipitación. En resumen: sin árboles, no hay lluvia; sin lluvia, no hay energía eléctrica; sin energía, no hay industria ni desarrollo económico. La experiencia del Ecuador en este sentido es contundente y se puede resumir en una palabra: Paute. El fenómeno de los biocombustibles en Brasil es ilustrativo: el gobierno Brasilero invierte fuertemente en el cultivo de caña para la producción de biocombustibles. Se deforesta el bosque Amazónico para dar lugar a la caña, se esfuman las lluvias, y el gobierno tiene que retribuir al agricultor por las pérdidas relacionadas con la sequía. Es decir, se invirtió el doble y no se obtuvo ni la mitad.

Hay que celebrar, sin embargo, la diversificación de la matriz energética Ecuatoriana, pero es saludable considerar muy seriamente calidad ambiental y la generación de servicios ecosistémicos durante la discución de políticas de desarrollo. Un elemento es clave durante estas conversaciones: la relación establecida entre diversidad biológica, calidad ambiental, y la provisión de servicios ecosistémicos. Sabemos, por ejemplo, que las diferentes especies en un ecosistema determinado funcionan como amortiguador durante períodos de cambio drástico, y podemos inferir que mientras más especies contenga tal ecosistema, más robusto y efectivo es tal amortiguador. Lo que queda claro es que la pérdida de diversidad biológica es consecuencia de, y a la vez gatilla procesos que resultan en degradación ambiental que puede volver un hábitat inhospitable, sobre todo para el ser humano.

Este conocimiento, que ha surgido en los últimos cinco años, quizá nos permita entender cómo un país tan pequeño y tan históricamente inestable surge hoy como referente mundial. Es la diversidad biológica extrema el secreto detrás del éxito Ecuatoriano?

El Banco Interamericano de Desarrollo, por ejemplo, reconoce el potencial económico de la biodiversidad de América del Sur y propone su desarrollo. Nuevas tecnologías permiten explorar (y aplicar) esta diversidad a resoluciones que hubieran parecido fantásticas tan sólo 10 años atrás, por lo que cabe preguntar: Qué soluciones industriales guarda la colección de genes más grande del planeta, que se halla en Ecuador?

Después de todo, el desarrollo económico, realísticamente encaja dentro, no más allá, de un contexto ecológico que tendemos estúpidamente a ignorar.

IMG_0062

Anuncios

comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s