2014 y la bioeconomía en América del Sur

En 2010, Craig Venter reporta la creación del primer organismo parcialmente sintético cuyo genoma no estaba directamente anclado al árbol de la vida sino más bien al trabajo de una computadora. El Comité de Energía y Comercio del Congreso de los Estados Unidos convoca entonces figuras estelares en el campo de la biología sintética con el afán de comprender detalles detrás de ésta tecnología, enraízada en la ingeniería genética clásica, y más importantemente, la forma en la que podría o no contribuir a la economía de los Estados Unidos. Comparaciones entre sistemas biológicos y electrónicos se volvieron la forma más apropiada de comunicar el potencial de la biología sintética a una audiencia no familiarizada con las ciencias biológicas: las funciones que un computador está en capacidad de ejecutar dependen de las instrucciones (software) que el computador está en capacidad de interpretar. Muy similarmente, las operaciones metabólicas que cualquier organismo está en capacidad de ejecutar dependen de las instrucciones (genes) que el organismo está en capacidad de interpretar. Dos diferencias fundamentales: uno, los sistemas biológicos son capaces de autoreplicarse; dos, las instrucciones que un organismo ejecuta no son estáticas, sino responden dinámicamente al medio ambiente (evolucionan). En otras palabras, a través de la biología sintética, la biología de sistemas y la bioinformática hoy podemos explorar las potenciales aplicaciones de la infinidad de formas de especies/wetware con las que compartimos el planeta Tierra.

En el caso de producción renovable, la teoría, cada vez más puesta en práctica, es que podemos complementar (sino transferir) el aparato productivo actualmente basado en recursos minerales no renovables (petróleo) con plataformas biológicas de producción cuyos genomas responden a la industria y economía globales. En este contexto, 57% de representantes de la industria química considera oportuno reducir el riesgo que implica una dependencia al petróleo, aprovechando para ello las herramientas de la ingeniería genética y metabólica durante la optimización de plataformas de bioproducción.

La reacción del gobierno de los Estados Unidos a las promesas de la biología sintética no se hicieron esperar. En 2012, el gobierno postula oficialmente la bioeconomía como pilar fundamental del desarrollo económico en décadas futuras. Propuestas similares desde Europa y Rusia no demoraron. Pese a que los enfoques son distintos (Estados Unidos enfocado en el desarrollo de bioenergía y medicina personalizada; Europa, en calidad ambiental), la conclusión que éste es el siglo de las ciencias de la vida es general lo que en una forma no es sorprendente. A lo largo de más de 3.8 mil millones de años, quizá no haya problema local o global que la vida sobre la Tierra no haya enfrentado éxitosamente. Desde cambio climático global hasta sistemas óptimamente eficientes de generación energética y síntesis química, los procesos de adaptación que operan en cada uno de los nichos ecológicos de la Tierra resultan hoy en una fascinante variedad de formas de vida. Cada especie terrestre contemporánea es el resultado de un experimento natural que se inició con el origen de la vida, que hasta hoy procede con éxito (relativamente), y del que tan sólo reciéntemente podemos aprender (y aplicar) a un nivel molecular y ecológico. La ecología sintética, en éste sentido, eleva el potencial de la biología sintética a un nuevo nivel: no sólamente podemos organizar genes individuales con el fin de construir genomas con funciones específicas, sino también especies individuales con el fin de construir comunidades con funciones específicas. Esta organización, tanto de genes como de especies, con el objetivo de generar productos y servicios con valores económicos tangibles, es el objetivo de trabajo científico muy interesante en América del Sur, continente que alberga ~40% de la biodiversidad del planeta en 5 de los 17 países más biodiversos del mundo (que conjuntamente ocupan menos del 15% de la superficie terrestre).

El potencial económico del capital natural de América del Sur no ha pasado desapercibido. En Marzo 2013, el Banco Interamericano de Desarrollo lanza dentro de América Latina y el Caribe el Programa Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, planteando mecanismos sinérgicos entre conservación y desarrollo económico regional. En Colombia, el Parque de la Creatividad, parte del grupo Synberc de Estados Unidos, explora la propuesta de comercializar la biodiversidad del país. Por su parte el grupo español ASEBIO convoca en diciembre de 2013 en Bogotá la primera reunión de negocios y biotecnología en América del Sur. Ecuador, más allá de convertir  su biodiversidad en productos comerciales, plantea una economía del conocimiento dentro de la cual la exploración del capital natural, desde moléculas hasta ecosistemas, genera experiencias y tecnología aplicables durante la solución de problemas locales y globales en las áreas de energía, calidad ambiental y cambio climático. Brasil, parte de las nuevas economías emergentes (BRICS), consituye junto con Chile uno de los mejores lugares para invertir en energía y producción renovables dentro de América del Sur. Braskem de Brasil, por ejemplo, una de las mayores petroquímicas de América, producirá junto a Genomatica de los Estados Unidos butadienol renovable, no a partir de petróleo, sino a partir de biomasa y utilizando una bacteria que  normalmente habita nuestro intestino. Este precedente es importante porque el butadienol no se produce naturalmente en tal bacteria, y porque además el compuesto es un precusor químico en la producción de más de 2.5 millones de toneladas anuales de polímeros comerciales cuya síntesis, de otra forma, está irremediablemente ligada a recursos fósiles. En otras palabras y una vez más, se demuestra que es posible reorganizar el metabolismo de un organismo para que éste produzca compuestos químicos comerciales en una forma económicamente atractiva y algo análoga a aquella a través de la cual un computador ejecuta funciones específicas. En Bolivia, la Universidad Politécnica de Catalunya, España, descubre en 2013 a Bacillus megaterium uyuni, una cepa bacteriana capaz de  producir biopolimeros a escala industrial. En Argentina, la quinoa, “grano del año 2013” según las Naciones Unidas, es investigada dentro de la Universidad de Buenos Aires y en colaboración con la Universidad de Giessen, Alemania, como fuente de genes que aporten resistencia al cambio climático en cultivos comerciales. Destacan finalmente dentro del capítulo América del Sur de la competencia internacional de máquinas biológicas, iGEM, la participación de universidades de Brasil, Chile, Argentina y Colombia en las áreas de alimentos, energía, calidad ambiental, informática y medicina.

Todos éstos antecedentes más el surgimiento de bitcoin, o de cualquier moneda teóricamente libre de interferencias políticas, nos pemite atrevernos a pronosticar el 2014 como un año importantísimo para el desarrollo de la bioeconomía en Sudamérica.

IMG_0035_3

Una respuesta a “2014 y la bioeconomía en América del Sur

  1. Cordial saludo, su escrito es un buen documento de consulta sobre los avances y alcances del nuevo acercamiento de la ciencia “la biología sintetica”, sin embargo debo rectificarle lo siguiente: con relación a “ En Colombia, el Parque de la Creatividad, parte del grupo Synberc de Estados Unidos, cristaliza la propuesta oficial de comercializar la biodiversidad del país “, le informo que nuestra organización (Parque de la Creatividad) no tiene como finalidad ni esta dentro de sus campos de acción este tipo de comercialización de biodiversidad, nuestros esfuerzos científicos se concentran en desarrollar tecnologías que procuren por mejorar el medio ambiente, optimizar y mejorar procesos productivos. Le agradezco aclare este punto para evitar malos entendidos.

comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s