Bioeconomía en América del Sur: el modelo Brasilero

Brasil es una de las economías emergentes más importantes del mundo; disfruta de una densidad poblacional relativamente baja y acceso directo a la cuenca Amazónica, la más importante reserva de agua dulce y biodiversidad en el planeta. Brasil se dispone a explorar cabalmente este recurso estratégico gracias a una inversión significativa en educación, ciencia y tecnología. La división de recursos genéticos y biotecnología de EMBRAPA, por ejemplo, mantiene un intercambio activo de personal y protocolos con la comunidad científica internacional.
El énfasis en desarrollo científico en el área más importante, agricultural industrial, resulta en ambiciosos objetivos económicos con proyección global: se espera, por ejemplo, la deregulación y comercialización mundial de la variedad transgénica de soya Cultivance® para el 2015. El mercado más importante de la soya Brasilera es China.

Aún más interesante es la meta de acoplar una exploración sistemática de la biodiversidad Amazónica con los sistemas de producción a gran escala resultado de la expansión aceleradísima de la frontera agrícola (47 millones de has, actualmente, con un potencial de 98 millones de has). En soya, por ejemplo, se estima que el contenido de ácidos oléicos, hidrocarburos con potencial comercial, puede fácilmente superar el 90% a través de la ingeniería genética. Aún más, a través de la ingeniería metabólica se pueden redirigir sistemas de síntesis bioquímica naturales hacia la producción de, entre otros, compuestos anticancerígenos, medicamentos relacionados con el tratamiento del VIH, y biocombustibles. La recuperación de éstos productos a partir del grano de soya, aparentemente, requiere adaptaciones minúsculas de los protocolos industriales para la purificación de oleofinas vegetales a gran escala.

Cabe recalcar que éstos no son objetivos de investigación sino realidades tecnológicas con publicaciones y patentes que se remontan más allá del año 2011.

Vale ilustrar un ejemplo. En 2013 se publica un artículo detallando las características de la seda sintetizada por dos especies de araña. Paralelamente, se disciernen las diferencias químicas que resultan en seda con propiedades tensiles diferentes, mientras se afinan los métodos para la síntesis artificial de seda a escala de laboratorio. Con ésta información se diseña el conjunto de reacciones metabólicas que darán lugar a seda de determinadas características a partir de las rutas metabólicas ya establecidas para la síntesis de productos comerciales en soya. En teoría, tras modificar genéticamente a la soya en base a ésta información se puede proceder con el cultivo industrial y el posterior refinamiento del producto final utilizando la infraestructura existente para el procesamiento de soya. En pocas palabras, la (bio)tecnología necesaria para cultivar fibras con características similares al nylon a escala comercial, existe en Brasil.

Muy crudamente entonces, lo que el modelo Brasilero propone en base a conocimiento y tecnología ya desarrollados es un primer paso para implementar la transferencia del aparato productivo de petroleo-dependiente a biológico-dependiente aprovechando la biodiversidad genómica, metabólica y ecosistémica de la región Amazónica y el aparataje agroindustrial Brasilero.

Quedan por aclararse las consecuencias de la dramática expansión agroindustrial Brasilera sobre ciclos hidrológicos locales y globales y sobre la pérdida, muchas veces violenta, de diversidad cultural autóctona de la región Amazónica, la factibilidad de converger sistemas de producción alimentaria y de producción química dentro de la agroindustria, y la valoración apropiada del recurso biodiversidad (principalmente a través del Tratado de Nagoya) como recurso intangible. Hay que considerar, sin embargo, que lo que se halla en marcha en América del Sur es un proceso virtualmente irreversible dada la inestabilidad asociada con la explotación de recursos fósiles no-renovables, cada vez más escasos, y la significativa inversión internacional en proyectos relevantes en países de la región Amazónica.

 

IMG_0141

Anuncios