Cambio climático, seguridad nacional, agua, biotecnología, biodiversidad…

Pese a que los primeros reportes de la existencia y aplicaciones del petróleo crudo tienen más de 4000 años, fue la invención y refinamiento del motor de combustión interna en 1850 lo que rápidamente convirtió las reservas naturales de Medio Oriente en un recurso geopolítico estratégico. El motor de combustión interna es un ejemplo de tecnología humana que transforma un recurso natural en actividad económica, con la subsecuente transferencia de carbono desde el subsuelo hacia la atmósfera. Esta transferencia, en la forma de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, tiene consecuencias. La más alarmante viene a ser la modificación del clima a escala planetaria. El impacto del cambio climático es una amenaza seria, no sólo para los seres humanos sino para toda la vida en la Tierra. Tal es la magnitud del impacto de la actividad humana sobre el planeta, que nos merecemos nuestra propia era: el Antropoceno. En tan solo una generación hemos perdido casi la mitad de especies en el planeta. Aún más, en América del Sur ésta pérdida alcanza niveles apocalípticos (>80% de especies perdidas entre 1970 y 2010) que comparados con la pérdida de biodiversidad en países desarrollados sugiere la exportación del problema a países en vías de desarrollo: mientras la diversidad biológica en países desarrollados se conserva e incluso tiende a aumentar, en países tropicales la diversidad biológica colapsa estrepitosamente. Esto significa que nuestro mundo el día de hoy es radicalmente diferente al mundo de nuestro padres. El cambio climático, además, es considerado ya un problema de seguridad nacional como lo ilustra el reporte 2014 desde el Pentágono, Estados Unidos. (Ecuador no escapa de ésta realidad)

La regíon Amazónica es para el recurso biodiversidad lo que Oriente Medio es para el petróleo: las reservas más grandes se encuentran allí. La Amazonía Ecuatoriana, por ejemplo, constituye al momento la región más biológicamente diversa del planeta. Este patrimonio, sin embargo, se encuentra terriblemente amenazado por el extractivismo asociado al crecimiento espectacular de la República de China, país que también experimenta las terribles consecuencias de una industrialización desenfrenada (60% del agua no es apta para el consumo humano). La sequía sin precedentes en Brasil y California ilustra dramáticamente otra nefasta consecuencia: la deforestación de la Amazonía conduce a una carencia devastadora de lluvias. (Ver: Amazon deforestation could mean droughts for western U.S., Princeton University, 2013)

Una de las últimas propuestas sugiere aplicar biotecnología para una manipulación a escala planetaria de la vida sobre la Tierra para resistir el devastador efecto del cambio climático (reporte original: Bioengineering the biosphere? Cornell University, 2014). Similarmente, se sugiere también aplicar biología sintética para volver habitables otros planetas. (reporte original: Towards synthetic biological approaches to resource utilization on space missions, 2014).

Sin elaborar en consideraciones éticas o de factibilidad, tales ambiciones ilustran una realidad: la industrialización de la biología es una realidad y nos obliga a revalorar el recurso biodiversidad, especialmente en las regiones más biodiversas del planeta. De la misma forma en la que el motor de combustión interna obligó a revalorar el recurso petróleo, la biotecnología actual nos obliga a revalorar el recurso biodiversidad ya que representa un reservorio virtualmente inexplorado de biotecnología. Brasil es un caso a considerar: por un lado apunta a convertirse en una potencia mundial en agricultura (lo que implica una guerra contra el ambientalismo, y la tala masiva del bosque amazónico). Por el otro, es un país pionero en la integración biodiversidad-biotecnología.

Una historia que se continúa escribiendo y un complicado escenario para generaciones futuras…

IMG_0187

Anuncios

Una respuesta a “Cambio climático, seguridad nacional, agua, biotecnología, biodiversidad…

  1. Pingback: Bioinformática, la digitalización de la biología | Biodiversidad Aplicada: Ecuador·

Los comentarios están cerrados.